jueves, 6 de mayo de 2010

RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA DE SANTA CATALINA


En octubre de 2003 comenzaron las goteras. En primavera de 2004 la Iglesia de Santa Catalina de Alejandría cierra sus puertas al culto, a la espera de una urgente y completa restauración.

Después de casi cinco años de idas y venidas, recaudando fondos de instituciones públicas, entidades privadas y ciudadanos, por fin se firma un acuerdo de colaboración el 11 de diciembre de 2008 entre la Junta, el Ayuntamiento y Arzobispado para la rehabilitación de Santa Catalina.
Pero no es hasta el 10 de noviembre de 2009 cuando dan comienzo las obras con la entrega al vicario general de la Archidiócesis de Sevilla, Francisco Ortiz Gómez, de la primera teja del templo.
Cuenta con un presupuesto inicial de 1,1 millones de euros.

A la restauración de las cubiertas que se prolongará durante siete meses se le va a destinar casi 800.000 €. Presentan graves problemas de conservación, con filtraciones que han podrido los componentes de madera del interior de la iglesia y han producido deformaciones en los muros. La actuación prevista se centra en los faldones de la cubierta de la nave central y de las naves laterales (epístola y evangelio) hasta el comienzo del presbiterio, cuya cubierta fue restaurada en 1992. También se prevé el desmontaje de las cubiertas de tejado de las capillas y sacristía del lado del evangelio, y de los tejados de capilla y actual despacho del párroco, hacia el lado de la epístola y cabecera. La superficie total de las cubiertas afectadas asciende a 840 metros cuadrados.
El resto del presupuesto se va a dedicar a la elaboración de los estudios técnicos para el proyecto de rehabilitación integral que servirá para los posteriores trabajos en el interior y exterior del templo. Según la página oficial de la restauración de Santa Catalina estima que el importe total de la restauración ascenderá a unos 3.760.000 €

La Iglesia gótico-mudéjar de Santa Catalina fue declarada monumento nacional en 1912, por lo que es un Bien de Interés Cultural. Durante el siglo XX ha sido objeto de diversas intervenciones para resolver problemas puntuales, entre ellas la restauración de las cubiertas realizadas en la década de los años setenta por Rafael Manzano.


Y yo me pregunto, ¿cómo es posible que se tarden 5 años en ponerse de acuerdo, por temas monetarios, mientras esta belleza medieval se está cayendo a pedazos? No se puede consentir que se dediquen a “renovar” la ciudad, a ponerla “bonita” con nuevos proyectos cuando las joyas de Sevilla, que son muchas, las estamos perdiendo sin darnos cuenta. Si verdaderamente queremos seguir presumiendo del patrimonio que tenemos lo único que debemos hacer es conservarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada