sábado, 8 de mayo de 2010

La ampliación de una carretera amenaza la torre medieval de Torés (Lugo)

Lleva más de cinco siglos en pie, pero podría desaparecer para siempre. La asociación ecologista Adega y el colectivo Lugopatrimonio temen por el estado de conservación de la torre del castillo medieval de Torés (As Nogais, Lugo). Envuelto por la maleza, el pasado mes de febrero perdía algunas de las piedras de las almenas. Se trata de una edificación hecha de piedra de la zona con algunos vanos enmarcados en granito. También tuvo otras dos torres unidas a sus murallas, pero actualmente ya no existen. Así pues, de esas épocas de esplendor queda, poco más que su torre del homenaje. Un emblema que, según los miembros de Lugo patrimonio está cada vez más arruinada debido a los efectos del tiempo, el saqueo de materiales, la vegetación y los terremotos. De planta cuadrada, esta torre tiene unos diez metros de lado y 18 de alto, distribuidos en cuatro pisos, uno de ellos, un sótano. Por eso piden a la Dirección General de Patrimonio que hagan una inspección para evaluar su estado y que se tomen las medidas oportunas para su limpieza y consolidación.

Al abandono, se le suma ahora una nueva amenaza, la Diputación de Lugo pretende ampliar la carretera entre Becerreá y As Nogais. El primer tramo en construirse, de 5,5 kilómetros, atraviesa el Val de Torés y pasa pegado al castillo. Orlando Gregorio Álvarez, miembro de Adega teme que los trabajos con grandes máquinas acaben por derrumbar un monumento catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), la máxima protección patrimonial. "Van a gastarse cinco millones de euros en hacer una carretera que no hace falta y se deja caer la torre”, denuncia el ecologista.

Desde la Diputación de Lugo advierten de que el proyecto de ampliación de la carretera todavía no está aprobado definitivamente. Aseguran que lo han remitido a la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Galicia para que lo evalúe y les autorice a realizar la obra. "No se hará nada si la Consejería de Cultura no lo estima oportuno", explican fuentes de la Diputación. Pero Orlando Gregorio Álvarez asegura que los vecinos ya han sido avisados de que se les iban a expropiar sus terrenos para acometer la ampliación de una carretera "innecesaria por el escaso tráfico que presenta".

No obstante, la asociación vecinal de Torés manifestó su apoyo a la construcción de la carretera que enlaza Armaste y Torés, entre los municipios de Becerreá y As Nogais. Contra la obra se pronunciaron Lugopatrimonio y ADEGA, por entender que afecta a un patrimonio natural único y a elementos arquitectónicos e históricos. Los vecinos, además de descartar tal afección, señalan que el proyecto es fundamental para un lugar que, en contra de lo que ocurre en la mayoría de las parroquias rurales, tienen gente joven residiendo, y necesitan una carretera para desplazarse diario. También piden a la Junta y a la Diputación lucense que acometan la obra porque consideran que sin unas buenas comunicaciones resulta imposible que la gente joven se quede en el campo. Inciden igualmente en la necesidad de ser escuchados y de tener una carretera acorde con el siglo XXI.

Esto es un claro ejemplo de la falta de concienciación ciudadana hacia la valoración, el respeto y la conservación del patrimonio histórico-natural, que a pesar de ser un mandato constitucional y ser un tema muy de moda en la actualidad, se descuidan las medidas previstas que garanticen su respeto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada