jueves, 15 de abril de 2010

ACERCA DE LOS CUADERNILLOS DIDÁCTICOS.

La visión de los cuadernillos didácticos sobre el patrimonio nos hace mención, en primer lugar, desde conjunto de profesores, ayuntamiento, padres etc., de la intención de difundir el patrimonio como bien cultural. Ya hay dos cuadernillos, el 1º, titulado “El Castillo Medieval”, realizado en el 2003, y el 2º, “Molinos de Guadaíra”, de 2004. Con ellos los escolares conocerán la geografía, la historia y la historia del arte, en contacto con la realidad y con las distintas disciplinas, pero este aprendizaje no es significativo porque no se lleva a la práctica, ya que el estado del patrimonio de Alcalá de Guadaíra es de total abandono. El cuadernillo didáctico se elaboró desde la Concejalía de Patrimonio pero en éste se habla de dicho patrimonio desde concepciones pasadas.
El patrimonio está pero, primero, no sirve para nada si no se relaciona con la vida actual, y segundo, lo expuesto en el cuadernillo sobre castillos, molinos, y dólmenes llegan carentes de contenido significativo, así que habrá que reconstruir el patrimonio y después reformular los cuadernillos para llevarlos a la práctica. El cuadernillo dedicado al Gandul comenta la importancia del yacimiento arqueológico y su trascendencia patrimonial, pero haciendo uso de un contrasentido, justifica el mal estado en que se encuentra y su lejanía con cualquier núcleo habitado, además de añadir los problemas concernientes de índole legal. La situación que mostraba Olga Duarte Piña, en el periódico “La Voz de Alcalá”, escrito en su artículo del 30/1/2009 con argumentos críticos y pesimistas han girado y evolucionado hasta convertirse actualmente en esperanzadores y positivistas, como hemos podido comprobar, por medio de un artículo en eldiariodesevilla.es con fecha del 21/3/2010, donde podemos leer que en estos momentos los monumentos arqueológicos del Gandul van a ser restaurados.

El ayuntamiento ha redactado dos proyectos para la recuperación del Tholos de las Canteras y el Mausoleo Romano, aunque todavía están pendientes de ser aprobados por la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía. La restauración va a consistir en la limpieza y consolidación de elementos en peligro de desaparición, además de la reconstrucción científica de lo que se haya perdido, pero sólo las acontecidas durante las últimas décadas, y se ha comprometido, además ,en realizar dichas actuaciones antes de que concluya el año. El Gandul para situarnos geográficamente se encuentra entre los términos de Alcalá de Guadaíra y Mairena del Alcor y en estas poblaciones se tiene constancia de la presencia humana desde el calcolítico (III milenio a.C.Hasta el II d.C.)

Actualmente la zona de los Alcores debe ser protegida por sus características arqueológicas naturales históricas, paisajísticas y artísticas, ya que nos encontramos ante una Necrópolis dolménica una Necrópolis tumular la de época romana. A nivel legal esta declarado como monumento de la necrópolis Dolménica de los Alcores en Gandul. En 1931 pasó a convertirse en bien de Interés Cultural en virtud de la ley 16/1985. Ahora, se busca también, la posibilidad de proteger, además, los valores antropológicos, etnográficos, culturales, biológicos y territoriales. Podemos añadir a todo este conjunto, según un articulo publicado en elCorreoWeb.es el 01/04/2010 que, en los aledaños de Alcalá de Guadaíra, en el espacio entre dos Hermanas y esta, también nos encontramos con un serio problema de conservación del patrimonio ya que la futura SE-40 ha dejado al descubierto tres villas romanas, la primera y más antigua, Adaines II, la segunda, una mediana villa romana altoimperial denominada Torrequinto y la tercera villa romana, Pozo de la Culebra. Estas villas presentan un valor significativo, los nuevos hallazgos muestran que el término de dos hermanas estuvo poblado por los Iberos y a lo largo de dos millones de metros cuadrados se han encontrado villas romanas del siglo I y II d.C. más estructuras de viviendas con bodegas y torcularium destinados a la producción de aceite y vino, con cisternas para el almacenaje de caldos.
¿Se podría hacer la SE-40 y destruir todo este patrimonio o deberíamos reformular su itinerario espacial y reactivar un itinerario sobre los museos del vino realizando una incrución además en la formulación actual de los cuadernillos didácticos? Pienso que con todo esto último ayudaríamos a poner en valor nuestro patrimonio inmaterial relacionándolo con el entorno y con lo material y cultural. Creo que esta es una vía que, con el esfuerzo de todos y el respeto también de todos, podremos continuar, salvaguardando, para generaciones venideras, nuestra historia.

Eva Cubiles (15.04.10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada